sábado, mayo 27, 2006

21de Mayo 2006 Discurso Presidencial

El más importante discurso de promesas y directrices del gobierno de Chile. Bachalet omitio importantisimos temas contingemtes , como el proyecto de EUTANACIA de el ala izquierdista de la concertacion y el tema de los escolares de Chile.

Estos son los puntos : ***CLICK*** , ****CLICK**** , ****CLICK****

CUATRO AÑOS DE GOBIERNO
CUATRO GRANDES TRANSFORMACIONES
CUATRO ÁREAS DE DESARROLLO





Quién lo hubiera pensado! Hoy le habla a este Congreso Pleno una mujer Presidenta. Aquí están mis diez Ministras y mis quince Subsecretarias.Aquí está, como lo prometí durante la campaña, el primer gobierno paritario de toda nuestra historia.
Fuimos transparentes en la campaña. Dijimos al país qué haríamos al iniciar el gobierno. Ahí está el Plan de los 100 días y las 36 medidas. Dije: diré lo que pienso y haré lo que digo. Es mi estilo en la política. Se trata de cumplir la palabra y precisar las prioridades. Las medidas que propuse al país en ese plan obedecen a una prioridad del gobierno y otras son el inicio de un proyecto mayor de reformas en áreas claves. Porque los chilenos y chilenas quieren saber qué hará su gobierno, cómo y cuándo.
LAS CUATRO TRANSFORMACIONES

Tenemos el mandato histórico para hacerlo. Tenemos el compromiso de llegar al 2010 con un país más moderno, integrado y desarrollado.
La primera transformación se centra en el sistema de previsión. Sin pensiones dignas y seguras no puede haber una vejez tranquila.
La segunda transformación ocurrirá en la educación: necesitamos más salas cunas y jardines para los más pequeños, y escuelas y liceos de mayor calidad para los niños y niñas más grandes.
La tercera transformación tiene que ver con innovación y emprendimiento: una nueva política de desarrollo para el crecimiento.
La cuarta transformación nos permitirá tener barrios amables, con calidad de vida para las personas.

1. Reforma a las pensiones
En el Plan de los 100 días ya dimos muestra de esta preocupación. Aprobamos dos medidas trascendentales, que consistieron en un reajuste extraordinario a las pensiones más bajas y en garantizar el derecho a la pensión asistencial a todos aquellos mayores de 65 años que cumplan con los requisitos, medidas que benefician a más de un millón 200 mil personas.
Nuestra misión es clara: queremos un sistema previsional que cubra a todos los trabajadores. Un sistema capaz de servir por igual a los empleados y a los temporeros, a los profesionales y a los microempresarios. Un sistema que dé cuenta de las diversas realidades de nuestro país. Porque la seguridad social es un derecho de todas y todos
Se trata de una gran reforma. Y en el segundo semestre de este año enviaré al Congreso el proyecto de ley.

2. Una educación de calidad
En estos 70 días de gobierno ya estamos superando los 170 mil estudiantes con beneficios. Pero tenemos que ir más allá. De lo que se trata ahora es de implementar un Sistema Nacional de Becas que permita ofrecer programas integrales de beneficios: becas de aranceles, pero también de alimentación, de movilización y otras formas de ayuda. En una línea: un apoyo integral para que los jóvenes puedan finalizar sus estudios superiores.

3. Innovación para el desarrollo
Subir la productividad también implica innovar. Introducir nuevos productos y añadir tecnología a nuestras exportaciones. Quiero un país en que no sólo exportemos cobre, sino software para la minería; no sólo fruta, sino técnicas para empacar y preservar los alimentos; no sólo salmones, sino vacunas para prevenir las enfermedades de los peces.
Esta tarea conduce a construir lo que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos –el club de los países ricos– llama un Sistema Nacional de Innovación. Hoy en Chile gastamos muy poco en innovación: apenas el 0,6 por ciento del producto. Y dos tercios de este gasto lo hace el gobierno, mientras que en las naciones exitosas la inmensa mayoría de los dineros para este fin provienen de la empresa privada.
Modernizaremos las instituciones para ponerlas a la altura de este reto. Chile tiene hoy más de 30 programas o agencias públicas de fomento productivo, muchos de ellos bien evaluados. Pero existe poca coordinación, duplicación de funciones y una presencia insuficiente en regiones.
Durante el mes de junio enviaré al Congreso el proyecto de ley que establece un sistema simplificado de tributación para micro y pequeñas empresas, tal como lo contempla la medida 22. Este nuevo sistema les permitirá cumplir con sus obligaciones tributarias expeditamente, pero a la vez aumentando su liquidez y generando incentivos a la inversión.
La transformación es indispensable: convertirnos en un país más innovador y productivo. Sólo así podemos aspirar a los estándares de vida de las naciones desarrolladas.

4. Vivienda y ciudad
Lo primero tiene que ver con la construcción de viviendas. Hemos construido más de un millón y medio de viviendas en los últimos 16 años. Ahora aplicaremos una estrategia que ponga en su centro la calidad de lo que se construye y revierta la segregación social.
Y de ningún modo me olvido de la clase media. He instruido a la Ministra de Vivienda para que perfeccione el subsidio habitacional dirigido a quienes, estando sobre la línea de la pobreza, no pueden obtener el crédito hipotecario. También vamos a incentivar la adquisición de viviendas usadas, como una manera de diversificar la oferta inmobiliaria hacia la clase media.
Y de ningún modo me olvido de la clase media. He instruido a la Ministra de Vivienda para que perfeccione el subsidio habitacional dirigido a quienes, estando sobre la línea de la pobreza, no pueden obtener el crédito hipotecario. También vamos a incentivar la adquisición de viviendas usadas, como una manera de diversificar la oferta inmobiliaria hacia la clase media.


Chilenas y Chilenos:
Cuando cumplamos 200 años como nación independiente, el año 2010, estas cuatro transformaciones habrán sentado las bases de la sociedad moderna e inclusiva que queremos seguir construyendo.
El precio del cobre hoy constituye una oportunidad, pero también un desafío. La historia de América Latina muestra demasiados auges mal administrados que terminaron en crisis. Nuestro continente es abundante en petróleo, estaño, trigo, café. Pero ninguna de estas riquezas ha garantizado el desarrollo a las naciones que las poseen.
Hemos adoptado y seguiremos adoptando medidas para preservar esa competitividad. Cuando los mayores recursos del cobre entran a Chile y se gastan localmente, se presiona el valor del dólar. Esa es una razón más para ahorrar parte de esos ingresos y para también ahorrarlos en el extranjero.
El ahorro trae beneficios en el futuro, pero también ganancias en el presente. Precisamente porque hemos sido prudentes, hoy el fisco tiene activos financieros que le reportan intereses. En este año 2006, siempre dentro del marco de superávit estructural, vamos a gastar estos ingresos extra en proyectos de directo beneficio social. Con estos recursos compraremos nuevos equipos para los hospitales de regiones. La inversión en equipamiento hospitalario subirá un 83 por ciento este año. Tendremos nuevas salas de operaciones totalmente equipadas, incluyendo nuevas máquinas de anestesia. Así reduciremos los tiempos de espera para una operación. Adquiriremos 16 nuevos mamógrafos, cubriendo en un 100 por ciento las necesidades de exámenes a las mamas, para así disminuir el riesgo de cáncer. También compraremos 150 nuevas ambulancias, distribuidas por todo el país. Y clínicas dentales móviles, que nos permitan llegar a los lugares más apartados, acercando la salud dental a muchas chilenas y chilenos de bajos recursos. Y porque queremos barrios más seguros, adquiriremos 280 nuevos retenes móviles para las comunas en más alto riesgo. También equiparemos a las unidades investigativas, para apoyar mejor a las fiscalías creadas por la Reforma Procesal Penal. Y para mejorar el control policial del contrabando y del narcotráfico, potenciaremos el Plan Vigía comprando un vehículo aéreo para Carabineros, dotado de sensores infrarrojos y cámaras de video. ¡Queremos fronteras seguras, libres de narcotraficantes! También iremos en apoyo de nuestra agricultura, adquiriendo maquinarias y tecnologías de riego de última generación para que pequeños productores campesinos y agricultores medianos de maíz en la VI Región y de arroz en la VII Región. (Respondiendo a aplausos: Esos son los senadores de la región claro, viene más, viene más). Desarrollaremos un programa para mejorar la ganadería bovina de los pequeños productores, principalmente de la IX y la X Región, y así integrarlos a la cadena de exportación. Son algunos ejemplos, vamos a hacer más cosas. Dotaremos a la Corporación Nacional Forestal de nuevos aviones: no queremos volver a presenciar cómo los incendios consumen nuestros bosques.Beneficiaremos a los exportadores con dos medidas. Inyectaremos más recursos al Fondo de Garantía de Pequeños Empresarios que administra BancoEstado, lo que beneficiará a todos los emprendedores del país. Y también impulsaremos una ambiciosa campaña de imagen-país en conjunto con el sector privado. La educación no va a estar ausente de este esfuerzo adicional del año 2006: incrementaremos en un 50 por ciento el número de jóvenes que salen a estudiar al extranjero con la Beca Presidente de la República. Queremos más chilenas y chilenos educados en las mejores universidades del mundo que después vuelvan a nuestra patria a hacer su aporte al bien común. Se trata de programas concretos para el 2006. Son programas en que el gasto se realiza en el extranjero, de modo de no afectar la competitividad, pero los beneficios serán percibidos por las personas en Chile. Hoy he planteado al país cuatro grandes transformaciones que acometeremos de aquí al 2010. Pero ahí no termina la labor de mi gobierno. También he identificado cuatro áreas en que concretaremos grandes avances. La primera es la protección social.

1. Un Chile más seguro
Un buen sistema de protección social acompaña a las personas a lo largo de su ciclo vital, protegiendo sus primeros pasos, asegurando el acceso a las oportunidades de educarse y trabajar, cubriendo los riesgos de enfermedad e invalidez y garantizando una vejez digna. Eso es lo que pretendemos lograr.
La construcción de este sistema –con sus expresiones en el empleo, educación, salud, vivienda y previsión– es un objetivo prioritario y articulador de mi gobierno. Gracias a los avances alcanzados por muchos años ésta es hoy una tarea posible. Es un tremendo desafío de gestión, que requiere la reforma de varias políticas públicas. Vamos a comenzar por renovar la caracterización social de los hogares chilenos. La ficha CAS ha quedado obsoleta, por eso estamos diseñando la nueva Ficha de Protección Social. No se puede seguir castigando los años de esfuerzo que permitieron a los chilenos adquirir bienes tan básicos como un televisor o un refrigerador, o acceder al sueño de la casa propia, ni mucho menos castigar logros educacionales. Al revés, se trata de premiar el esfuerzo. Con esta nueva ficha podremos focalizar aún mejor ciertas políticas sociales clave, como las pensiones asistenciales y los subsidios habitacionales. La seguridad en el empleo es otro de los pilares del Chile más seguro que vamos a construir. Queremos más empleo y de mejor calidad. Trabajo decente, como he dicho tantas veces.
Hace pocos días envié un proyecto de ley al Congreso para aumentar los beneficios del contrato de aprendizaje para jóvenes, incrementando el subsidio de un 40 a un 50 por ciento del sueldo mínimo, y aumentando la edad para acceder a este programa de 21 a 25 años, como estaba contemplado en una de las 36 medidas. También he dispuesto aumentar los recursos disponibles para este subsidio. Y espero que el Congreso Nacional apruebe prontamente esta medida, que va a ir en beneficio de muchos jóvenes.
Es un hecho que la economía a veces demora en traducir crecimiento en más puestos de trabajo. Ahí tiene que estar el Estado, atento, para ir en ayuda de quienes lo necesitan.
También avanzaremos en la lucha contra la pobreza. La meta al 2010 es ambiciosa: indigencia cero.
Este año ampliaremos el programa Chile Solidario a siete mil 254 personas en situación de calle y casi quince mil adultos mayores que viven solos. Además, incorporaremos 50 mil nuevas familias al programa Puente. Esto quiere decir que al terminar el año 2006 estarán protegidas 290 mil familias, que suman cerca de un millón de personas de extrema pobreza.
Continuaremos la Reforma de la Salud. El 1º de julio entrarán en régimen quince nuevas patologías, con lo que sumaremos 40 en el sistema AUGE. Al cabo de mi gobierno, tendremos las 80 principales patologías en el régimen de garantías. Fonasa continuará su importante labor. Ya aseguramos la gratuidad en la atención a los mayores de 60 años, pero hay otros sectores que requieren especial atención, como son las temporeras y temporeros y los trabajadores independientes. Queremos una salud más digna. El Chile más sano reconoce también los derechos y los deberes de las personas. Voy a persistir en el actual proyecto de ley y enviaré próximamente indicaciones que le den curso a la deliberación parlamentaria. Seguiremos construyendo un nuevo trato con los pacientes. He instruido a la ministra de Salud para que amplíe el horario de visitas a un mínimo de seis horas diarias. E iniciaremos un programa para que los padres puedan acompañar, incluso de noche, a los niños hospitalizados.

2. Un Chile más próspero
Actualmente hay más de 25 mil millones de dólares en inversiones privadas proyectadas para 2006–2010. Mi gobierno hará lo necesario para que éstas y otras inversiones se materialicen.
Estoy cierta que todo este avance redundará en mayor competitividad, integrar zonas excluidas y mejorar la calidad de vida de las personas.
Por una parte, renovaremos el Fondo de Estabilización del Precio de los Combustibles. Prontamente enviaremos un proyecto de ley para crear un nuevo fondo, similar en objetivo y operatoria al anterior, pero con algunas mejoras técnicas.
Ningún proyecto de inversión podrá pretender hacerse rentable a costa del medioambiente. Tampoco evaluaremos proyectos aislados, sino que incorporaremos el ordenamiento territorial, el manejo integrado de cuencas, como eje de nuestra nueva política.Si el Congreso así lo aprueba, pronto podrá jurar, por primera vez en la historia de Chile, un Ministro o Ministra del Medioambiente. Esa persona tendrá la misión de reestructurar la nueva institucionalidad. Lo que incluye, por cierto, la creación del Ministerio del Medioambiente y de una Superintendencia Ambiental para privilegiar una fiscalización más activa y a la vez más preventiva


3. Un Chile en que se vive mejor
Y la seguridad comienza por lo más básico, que es la seguridad personal y familiar. No quiero barrios atemorizados. Quiero familias que puedan disfrutar de la vida del vecindario, de las calles. Quiero jóvenes que disfruten de su juventud.
También completaremos la expansión programada de la red de Metro, con las obras de ampliación de la Línea 2 hacia al norte y la construcción del tramo de la Línea 4 que corre por Américo Vespucio y que la une por el sur con la Línea 2. Junto a ello, extenderemos el Metro hasta Maipú, lo que beneficiará a los vecinos de las comunas de Quinta Normal, Estación Central, Pudahuel y Lo Prado. Allí habrá, además, una conexión hacia Cerro Navia. Estamos hablando de facilitar el traslado de 200 mil personas más cada día.
Ratificaremos la Convención por la Protección y Promoción de la Diversidad Cultural aprobada por la Unesco. Esta es una oportunidad para reafirmar el valor de las expresiones culturales como parte del patrimonio de la humanidad. Ese es nuestro norte. Un Chile inclusivo es un país que democratiza también el acceso a la cultura

4. Un Chile más integrado
Queremos instituciones democráticas de calidad. Y ese es el desafío que tenemos hoy, después de las reformas a la Constitución del 2005. Enviaré prontamente al Congreso un proyecto de reforma al actual sistema electoral, tal cual fue mi compromiso de campaña.
Pese a que a que a veces se habla de que hay que privilegiar a los grupos minoritarios y se habla de las mujeres, es una paradoja porque las mujeres son la mitad de los que nos miran desde las casas. Son la mitad de los que, ahora mismo, nos acaban de saludar alegremente en las calles. Son la mitad de los que están en las graderías, seguramente. Son más de la mitad de los que votan. Son la mitad del gabinete aquí presente y la Presidenta de la República es mujer.
Quiero que nuestros pueblos indígenas se sientan incluidos en la sociedad chilena y que se sientan representados por el Estado.
En Chile las personas pueden ser más o menos prósperas, pueden tener más o menos problemas. Pero para el Estado y para el gobierno no hay personas más o menos dignas. Todas, todas, merecen respeto y tienen derecho a exigir ese respeto y no permitiré que ninguno de mis colaboradores lo olvide.
Una democracia robusta es aquella que cuenta con una justicia imparcial, que sirve a los ciudadanos sin distinciones. Por ello reforzaremos la acción de la justicia.Hemos dado pasos enormes. La Reforma Procesal Penal se extiende por todo Chile y nos preocuparemos de su adecuada implementación. Ahora, avanzaremos en ámbitos que emergen como prioritarios.
Me hago cargo de una herencia dolorosa. Responder con verdad, justicia y reparación a las violaciones a los derechos humanos de nuestro pasado reciente es necesario para sentar las bases de una buena convivencia entre los chilenos .Así lo han entendido los gobiernos de la Concertación. Así lo entiendo yo. Hemos aplicado medidas de reparación concretas, en reconocimiento de la verdad acerca de los detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, así como de las víctimas de la prisión política y tortura . Escúchenme bien, conciudadanos: mientras haya detenidos desaparecidos nunca dejaremos de buscarlos.
Continuaremos promoviendo la colaboración política y el comercio intra regional y, con especial énfasis, aquellas iniciativas de integración física, energética y de conectividad que mejoren la vida de los ciudadanos latinoamericanos.
El compromiso de mi Gobierno es abrir un amplio camino de oportunidades. Un compromiso para todos, no para un solo bando.
Los que estamos en este salón de honor, los hombres, las mujeres y los jóvenes que nos ven y nos escuchan, somos todos del mismo bando. Del bando de los que amamos a nuestro país y que queremos lo mejor para Chile. Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa.
Un Chile de todos, más moderno y acogedor, más integrado y más integrador, más justo, más humano. Ese es el Chile del 2010 y hacia allá vamos a avanzar.

Usted puede leer este discurso en extenso ****CLICK****

1 Comments:

Blogger elephantcom said...

Your are Nice. And so is your site! Maybe you need some more pictures. Will return in the near future.
»

8/13/2006 8:20 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

poker chips
Google PageRank™ - Mi PageRank Powered by Referencement Web